Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

​​​​Dando cumplimiento a lo ​dispuesto en la Ley estatutaria 1581 de 2012 y a su Decreto Reglamentario 1377 de 2013, Pyme Project SAS adopta la presente política para el tratamiento de datos personales, la cual será informada a todos los titulares de los datos recolectados o que en el futuro se obtengan en el ejercicio de las actividades del objeto social, comerciales o laborales.​

De esta manera, Pyme Project SAS manifiesta que garantiza los derechos de la privacidad, la intimidad, el buen nombre y la autonomía, en el tratamiento de los datos personales, y en consecuencia todas sus actuaciones se regirán por los principios de legalidad, finalidad, libertad, veracidad o calidad, transparencia, acceso y circulación restringida, seguridad y confidencialidad.

Todas las personas que en desarrollo de diferentes actividades del objeto social, comerciales, laborales, entre otras, sean permanentes u ocasionales, llegaran a suministrar a Pyme Project SAS cualquier tipo de información o dato personal, podrá conocerla, solicitar la actualización, rectificación y/o supresión de los datos personales objeto de tratamiento, de tal manera que se satisfagan los propósitos del tratamiento.

POLÍTICA DE TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES PYME PROJECT SAS

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En Pyme Project SAS estamos seguros que “la innovación no puede quedarse sólo en el discurso y en el papel” y que “la creatividad es pensar en nuevas ideas mientras la innovación es llevarlas a cabo”. 

Retomando estas frases, podemos pensar que en realidad la innovación nos invita principalmente a actuar e implementar cambios que generen valor. Y aunque comúnmente se piense que no tiene mucho que ver, la innovación en las organizaciones sí abre un campo infinito de posibilidades relacionado con soluciones ambientales creativas.

Frente al tema deberíamos preguntarnos, ¿no se relaciona cada una de las actividades de nuestra organización con insumos y productos directamente asociados con el resto del planeta? La misión de cada una de nuestras organizaciones puede ir más allá del aporte disciplinar que hacemos a la sociedad y para el que estamos especializados. Eso es innovar: evitar al máximo los impactos ambientales que nuestra propia actividad genere, no es sólo entonces una “apuesta por el planeta”, es además el medio más responsable de apoyo al desarrollo real de nuestra sociedad. 

Incluso, más allá de preocuparnos por la forma en que usamos los recursos y manejamos los residuos, la innovación nos permite adentrarnos en campos de acción tal vez inexplorados por nuestras disciplinas pero bastante útiles. Dichos campos, ecologistas, ambientalistas, verdes o como queramos llamarlos, realmente se nutren de aportes de cualquier tipo de profesión u organización. Aceptan todas las miradas y opiniones, precisamente porque nos afectan a todos y todos somos generadores de dichos conflictos. Ningún área del conocimiento, oficio, actividad o empresa está desconectada del “mundo natural”, como lo hemos llamado. Todos dependemos de él, respondemos frente a él y somos capaces de transformarlo. Se requiere un poco más de creatividad, en principio, que de conocimiento especializado en los procesos naturales.

¿Y qué pasa con la generación de valor? Los problemas ambientales no son problemas de los animales, de las plantas o del agua, son problemas que diariamente afectan a un número mucho mayor de personas, comunidades y ciudades enteras. Realmente es un escenario de innovación abierto, poco explorado y con altísimo potencial.

Puede iniciar, revisando qué usos le puede dar a sus residuos, identificando claramente su cadena de producción y a los diferentes afectados. Más allá de sus clientes, seguramente la actividad de su empresa afecta a un sin número de personas, precisamente porque su producto no se queda en el cliente, sino que pasa por una cadena o ciclo largo de vida hasta ser desechado. 

En su libro Cradle to Cradle: : Remaking the Way We Make Things (De la cuna a la cuna: rediseñando la forma en que fabricamos las cosas), los autores plantean una nueva forma de pensar en los productos. No se trata sólo de "reducir, reciclar y reutilizar" sino de repensar desde la base los procesos. Si en vez de cerrar el grifo mientras enjabona sus manos, se pregunta de dónde viene el agua que utiliza en su empresa y a dónde llega la espuma del jabón, estará en la capacidad de identificar un sin número de conflictos sobre los cuales su empresa con seguridad tendrá algo innovador que proponer; esto es lo que los autores llaman eco-efectividad y eco-eficiencia. (McDonough & Braungart, 2002)

"Construcciones que, como los árboles, produzcan más energía de la que consumen y depuren sus desechos.

Fábricas capaces de producir agua como efluente.

Productos que, una vez acabada su vida útil, no se conviertan en basura, sino que puedan volver a la tierra para, mediante su descomposición, convertirse en alimento y nutrientes para la tierra.

Productos que puedan ser reincorporados a los ciclos industriales.

Materiales que puedan ser recuperados para usos naturales.

Medios de transporte capaces de mejorar la calidad de vida a la vez que distribuyen productos y servicios.

Un mundo de abundancia y no uno de limitaciones, contaminación y desechos" (McDonough & Braungart, 2002)

Así es que como pymes, la invitación es a dejar que las ideas lleguen más allá de los muros y objetivos particulares de nuestra empresa desde sus inicios. El tocar personas, animales, ecosistemas y el planeta en su conjunto, no es problema de unos pocos sino de todos los que desde nuestros proyectos y metas particulares, nos queramos involucrar.

 

Laura Victoria Calderón A.

Consultora e Investigadora en servicios ecosistemicos, Bióloga  y estudiante de Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia.
 

Bibliografía

McDonough, W., & Braungart, M. (2002). Cradle to Cradle: Remaking the Way We Make Things. North Point Press.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
En un post anterior comentábamos que la innovación es la capacidad de convertir las ideas en valor. Las empresas que desean ser líderes de sus mercados, con la innovación como ventaja competitiva, deben ir más allá de la creatividad, usando sus recursos para la implementación y ejecución de las ideas. Las organizaciones que no logran materializar y generar valor con su innovación, podemos decir que son creativas, pero no innovadoras.
 
En la siguiente presentación de Juan Pablo García Cortés, Editor general en la revista Marketing News (@Juanpis),  podemos ver la relación directa y estrecha que existe entre el marketing y la innovación, para lograr crear efectivamente valor.
 
"Piensa en marketing e innovación como un par de engranajes que trabajan juntos para movilizar efectivamente tu motor emprendedor." 
Juan Pablo García Cortés
 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En la últimas 10 semanas, Pyme Project SAS recibió la asesoría y el acompañamiento de un grupo de profesionales, estudiantes de la Maestría en Innovación para el desarrollo empresarial, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Conscientes de que en el mercado actual, altamente competido, la innovación más que una opción es una obligación para las empresas, Pyme Project SAS decidió trabajar de la mano de este equipo, para que como lo dice uno de nuestros principios, pudieramos convertir nuestra creatividad en verdadera innovación y generar mayor valor a nuestros clientes.

En Pyme Project SAS la innovación ha sido, desde nuestros inicios, uno de nuestros valores y principios fundamentales. Como parte de nuestros objetivos estratégicos hemos planteado la búsqueda constante de modelos que nos permitan llevar nuestras ideas y proyectos hacia una mejora continua y discontinua y así crear y fortalecer nuevas culturas en innovación que nos lleven a generar servicios de consultoría creativos y la creación de valor para nuestros clientes.

El tema: ¿Cómo crear una cultura y clima organizacional propicio para la innovación al interior de la compañía y en la de cada uno de nuestros clientes?

Después de diversos diagnósticos internos realizados por el equipo del TEC para identificar nuestro estado actual, nuestro propio clima y cultura organizacional, nuestros procesos, debilidades y fortalezas  para la innovación se desarrolló un completo plan, iniciativas y actividades, con la finalidad de impactar a cada uno de nuestros colaboradores y a su vez, a los clientes que solicitan nuestros servicios de consultoría, revolucionando la forma en la que se hacen las cosas y creando nuevas culturas en las organizaciones con sentido de excelencia, mejora y productividad.

Una empresa que decida apostarle a la innovación debe partir de un apoyo decidido de la alta dirección para la creación de nuevos modelos de innovación, rompiendo las reglas y creando nuevas; revisando y alineando su cultura organizacional, usando métricas en innovación, una comunicación interna potente, gestión a la vista, sistema de reconocimientos, talento con perfil innovador, conectividad, colaboración y capacidades para la investigación. 

"La inversión en la innovación comienza cuando el liderazgo forma una intención decidida y comprometida a destinar presupuesto para innovar. La alta dirección debe de creer firmemente que la innovación es valiosa y medible. 
La cadena de innovación en la empresa crea conciencia de conocimiento interno estableciendo sistemas para captar nuevas ideas y la generación de un inventario de éstas, creando fuertes redes sociales entres sus integrantes y generando un alto grado de conciencia entre ellos. La organización  que es colectivamente consciente de sus fortalezas y debilidades tiene una capacidad de la base bien definida.
Por su parte, la conciencia hacia el conocimiento externo nos lleva a modelos de innovación abierta e incluye una capacidad incorporada para observar y aprender de la experiencia del cliente; La participación de los socios o consultores internos lleva a una rápida reconfiguración de las cadenas de valor. 
Etapas tanto de conciencia interna-externa así como de responsabilidad interna-externa permeables crean un ambiente abierto a la innovación." (López, Machado, Montano, Sánchez & Torres, 2015)

Como parte del proceso realizado, encontramos una serie de elementos claves que debe desarrollar e interiorizar toda organización que desea crear una cultura de innovación. Sin querer ser pretenciosos y decir que tenemos la formula infalible para el éxito de la innovación, estas competencias son lo mínimo para poder convertir la innovación en una verdadera ventaja competitiva.

Métricas en innovación: Las mediciones permiten conocer y comunicar los resultados. La métricas de gestión miden el estado de cada componente del sistema de innovación, permitiendo tomar decisiones clave sobre la gestión del sistema de innovación asegurando la entrega de resultados esperados. Las métricas de resultados monitorean el cumplimiento de la meta que posee la innovación permitiendo tomar decisiones clave que impacten en el cumplimiento de la meta. 

Comunicación potente: La comunicación debe de fluir entre todas las áreas de la compañía: operativa, marketing, producción, I+D, finanzas, recursos humanos, compras, mantenimiento, recursos tecnológicos, etc. La comunicación interpersonal que se vincula con las diferentes áreas debe ser continua, realizando tareas ya sea individuales, de grupo, simultáneas o por etapa, logrando así objetivos o productos con eficiencia y calidad. 

Gestión a la vista: La necesidad de coordinar la innovación con la estrategia empresarial para explotar sinergias entre los productos y servicios actuales y los nuevos, así como orientar la actividad innovadora de forma que la toma de decisiones estén enfocadas hacia la misma dirección. 

Sistema de reconocimientos: El reconocimiento a los colaboradores es una herramienta de comunicación que refuerza y premia los resultados más importantes del personal. Reconocer a las personas con eficacia, refuerzan las acciones y los comportamientos que nos interesa repetir para la óptima productividad.

Es necesario establecer criterios para que el rendimiento sea recompensado: el equipo gerencial debe observar que metas y actitudes pueden ser premiadas, supeditándolas a los intereses de la empresa. Se deben de basar los estímulos de acuerdo a los proyectos y su complejidad, el tiempo para lograrlo, si el trabajo es en equipo, si existe un líder o es individual, los costos del servicio o proyecto, su ganancia, el nivel de impacto y satisfacción para el cliente, los resultados esperados, porcentajes o niveles de incentivos que vayan en el sentido del ganar-ganar.

Talento con perfil innovador: Un colaborador con alto perfil innovador debe de tener capacidad para asociar ideas, generador de preguntas, capacidad de observación, facilidad para relacionarse, no tener miedo a la experimentación.

Thomas Alva Edison, afirmó que "la innovación está constituida por un 1 por ciento de inspiración, más un 99% de transpiración, es decir, sudor y trabajo duro", eso sólo lo logra un colaborador con ciertas características y habilidades que lo definirán como una persona con perfil innovador. El talento de las personas que forman parte de la empresa, es un activo en el que se debe invertir y dirigir hacia la economía del conocimiento.

Conectividad y colaboración: La conectividad se convierte en una pieza clave para mejorar los procesos productivos de la organización. Esta conectividad nos va a permitir acceso a información que nos hace tomar decisiones de forma cada vez más rápida, y sobre todo, basadas más en los datos que nos proporcionan nuestras aplicaciones y sistemas de gestión. Una empresa bien conectada, tanto a nivel interno como con colaboradores, proveedores y clientes, genera un valor que es clave a la hora de optimizar el negocio.

Capacidad para la investigación: Contar con colaboradores que estén comprometidos para la solución de problemas o temas de investigación, que tengan capacidad de visualizar y proyectar soluciones. Deben de contar con cualidades tales como: trabajo en equipo, respeto, responsabilidad, honestidad, autocontrol, curiosidad y creatividad.

Para concluir, queremos recordar que la innovación no puede quedarse solo en el discurso y en el papel, la innovación que no crea valor, no es innovación. La creatividad es pensar en nuevas ideas, la innovación es llevarlas a cabo.

Gracias a Telma, Fidel, Carlos y Arturo por su asesoría y acompañamiento. En Pyme Project SAS seguiremos trabajando por romper paradigmas, crear nuevas culturas de innovación y crear verdadero valor a nuestros clientes y a nuestro país.

Bibliografía

         López Vásquez, T. Ú., Machado Ferrucho, J. C., Montano Donatlan, C. G., Sánchez Guerra, J. A., & Torres Valle, F. J. (2015). Proyecto Cultura y Administración de la innovación en las empresas. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.